¿Cuál es el precio del éxito?

Muy poco!